2006

 

Hay quien dice que soñar es de locos, que lo que hay que hacer es vivir con los pies en la tierra… Aunque esa gente no sabe que “los del Esparraguero” podemos alcanzar el deseo más prominente del firmamento, sin por ello despegar ni un solo centímetro la suela de los zapatos del pavimento. Una buena prueba de esta afirmación se dio aquel 26 de Septiembre de 2006, cuando nuestra Junta de Gobierno otorgó el SI rotundo al proyecto de los hermanos Jesús y Rafa Fernández y Ricardo Rojas. Una ambición que llevaba ya tiempo en la mente de algunos hermanos de la Cofradía y que aquel día vio un vehemente haz de luz que arrojaba ilusión y ganas de trabajar.

 

Por supuesto, no podíamos dejar la enorme responsabilidad de la dirección musical en otro que no fuera nuestro hermano Manuel Roldán, un músico que, aunque joven, cargaba en sus espaldas muchos años de experiencia en el terreno de la música cofrade procesional. Así pues, como si de una autopista se tratase, la hermandad nos supo abrir un camino asfaltado y nivelado, siempre predispuesta a tendernos la mano y con su íntegra confianza volcada en este bisoño proyecto. Si bien, no podemos negar que hizo falta mucha tesón y perseverancia para iniciar nuestra andadura, algo que desde el primer momento se ha inculcado a los integrantes de nuestra Agrupación Musical. De esta manera y entrados en Octubre, la formación comenzó con las clases de iniciación y solfeo necesarias a la previa interpretación de marchas procesionales.

 

Hay quien seguía pensando que nos estaba invadiendo la locura... Pero quizás, sin ella, no hubiésemos llegado a cumplir estos X años de Sones de Gracia.

 

2007

 

Cuando la gente nos pregunta sobre la clave para nuestra pronta evolución en el panorama musical, la respuesta siempre suele ser unánime: constancia. Innumerables pueden ser la cantidad de ensayos que efectuamos a lo largo de ese año, con el fin de poder desfilar por las calles cordobesas algún día. Los veteranos todavía recordamos con añoranza aquellos ensayos en el descampado del polígono El Granadal, donde montamos nuestra primera marcha: “Christus Vincit”… Un sabrosísimo sabor de boca recorría nuestras entrañas al interpretar la marcha completa. Tras ella vinieron “Jesús de la Redención”, “Cristo de los Gitanos”, “Cinco Llagas”, “Jesús Despojado” o “La Saeta”, comenzando a dibujar nuestros primeros metros de andadura musical.

 

Imborrable será para las memorias de nuestra Agrupación el 5 de Abril de 2007, cuando nos atrevimos a tocar en público por primera vez, interpretando un par de marchas a los pies de nuestro Titular en la mañana lluviosa de aquel Jueves Santo.

 

Avanzaban los días y con ellos la cantidad de marchas en el repertorio, así como el aprendizaje musical. Pasada la época estival, la dirección musical y la junta de Gobierno pensaron que había llegado el momento de darse a conocer. Fue entonces cuando hicimos un pequeño concierto en la nuestra Parroquia, cargado de inocencia e ilusión, donde aquellos niños comenzamos a vivir nuestro sueño. Tras ello, vino el 14 de Septiembre y nuestra primera salida procesional tras el Nazareno de Nueva Carteya, hermandad a la que siempre estaremos agradecidos por la confianza depositada en nosotros. Y días más tarde, hicimos la primera salida en Córdoba, acompañando a la Santa Cruz de nuestra Hermandad, coincidiendo con el último sábado de Septiembre. Fue un día cargado de nerviosismo y de juventud, desde la cruz que abría cortejo hasta el último bombo de nuestra Agrupación. Puede ser por ello por lo que la Agrupación mantenga hoy en día un imponente sentimiento de dilección y afecto con nuestro “pasito chico”, como cariñosamente se le conoce en la Cofradía.

 

Sin duda, son recuerdos que los fundadores recordamos con muchísimo cariño, pues, sin darnos cuenta, estábamos poniendo los cimientos de un legado que perdurará en el tiempo, siendo precursores de un sueño que hoy sueña (valga la redundancia) una ciudad entera, comenzando a ver la Semana Santa y la Fe desde otro punto de vista, viviendo los inicios de algo que poco a poco nos iba a cambiar la vida por completo.

 

2008

Con apenas algo más de 14 meses de andadura, un nuevo año se divisaba en el horizonte de nuestros sueños, los cuales poco a poco se iban transformando en realidades. Una temprana cuaresma se abría ante nosotros, de la mano de Hermandades como la Borriquita, u organizaciones cofrades como la Clámide Púrpura, en las que tuvimos la suerte de participar en sus conciertos. En dichas actuaciones, nos ganamos el cariñoso apelativo de “los niños del saquito”, pues esa era nuestra indumentaria: camisa blanca, pantalón y calzado negro y un jersey de pico con el escudo de la Hermandad.

Podríamos decir que este año fue decisivo para la formación, pues participamos en numerosos conciertos, así como el hecho de desfilar por primera vez tras un paso en la Semana Mayor. Este hecho se produjo el Domingo de Ramos tras la Borriquita de Manzanilla, Huelva, donde acudimos de nuevo el Miércoles Santo para acompañar a Jesús Nazareno. También tuvimos el gran privilegio de acompañar hasta la Catedral al Divino Salvador, en la jornada del Martes Santo cordobés, donde la inquietud y el ansia formaban un agitado entresijo en cada uno de nosotros. En esa tarde celestial, se forjaron lazos de unión y amistad, que a día de hoy todavía conservamos. Por supuesto, no podemos olvidarnos del colosal momento vivido en la calle alfaros aquel Jueves Santo, cuando pasamos de la Cruz de Guía a la trasera del paso. Un puñado de marchas bastaron, creo que no más de cinco… “Alma de Dios”, “Cinco Llagas”, “Nuestro Padre Jesús de la Victoria”, “Alma mía” y “Virgen de la Hiniesta”, si la memoria no me falla. Nuestras caras y mirada lo decían todo… estábamos tocando el cielo con nuestras propias manos, estábamos sintiendo cómo la Gracia invadía cada rincón de nuestro ser. Sin duda, es un recuerdo imborrable, y puede que inmejorable, para los que tuvimos el honor de protagonizarlo. También destacamos la salida tras el Nazareno de Montilla en la madrugada del Viernes Santo o la actuación en Cruz de Guía de la Hermandad del Resucitado de la capital.

Y en Septiembre, un año después de habernos presentado oficialmente, volvimos a reunirnos en el mismo sitio para dar un paso más en nuestro camino, la presentación oficial de nuestros uniformes y banderín. Días más tarde volvimos a acompañar a la Santa Cruz de nuestra hermandad, para terminar el año en las salidas de la Consolación del barrio de la Paz y el Rosario de la Electromecánicas, hermandad con la que también enlazamos ese año unos nudos inquebrantables.

 

 

2009

 

Y en un abrir y cerrar de otros, se abría un nuevo año para los del “saquito” de pico. Sin embargo, aparecían uniformados y con un banderín a la cabeza, con la misma ilusión de los años anteriores, pero mucho más concienciados con el proyecto que estábamos edificando día tras día. En esta época se consolidan marchas en nuestro repertorio que marcan un antes y un después, como son “Aniversario en Santiago”, “Al Señor de la Salud”, “Señor de San Román” o “Señora de Sevilla, Macarena”, entre otras.

 

A lo largo de la cuaresma, mayúsculas son las responsabilidades a las que se enfrenta nuestra agrupación, participando en certámenes como: Tertulia cofrade “El Relevo”, concierto benéfico de nuestra Hermandad, Hermandad del Prendimiento, presentación del cartel de Cuaresma del Buen Suceso, presentación del cartel de Pasión, concierto de marchas procesionales en Pedro Abad, Concierto de bandas cordobesas de la Agrupación de Cofradías en la Catedral o los dos certámenes de la Hermandad de la Soledad de Andújar. En su Templo, vivimos uno de esas actuaciones que jamás se olvidarán, donde más de una lágrima corrió por las mejillas de músicos y presentes, en la interpretación de “Lloras en tu Soledad”. Cabe puntualizar que en dicha Cuaresma nuestra formación se hermana con la agrupación musical Ntro. Padre Jesús de la Redención, de la capital hispalense, interpretando juntos una marcha en el patio blanco de la Diputación.

 

El 6 de Abril daba comienzo y con él la magnificente y esperada Semana. El Domingo de Ramos viajamos hasta Rute, para poner nuestros sones tras la Borriquita. El Martes, volvimos a caminar tras los pasos del Divino Salvador, quedando plasmadas portentosas chicotás como “Tras de Ti, mi Cautivo” a la salida, o “Reo de Muerte” en el patio de los Naranjos. Al día siguiente, afrontamos otro de los retos de ese año, acompañar al Señor del Alcázar Viejo, el Nazareno de Pasión. Mágicos instantes se dieron aquella tarde al son de “La Saeta”, que sonó en los enclaves de la salida, Tendillas, Catedral y entrada. Y por fin, llegó el momento con el que la formación llevaba soñando desde su inicio, vivir una tarde de Jueves Santo tras el Señor de la Gracia. Lágrimas de emoción y sentimiento se derramaban a la salida, lágrimas que brotaban de lo más hondo del corazón de cada componente, lágrimas de felicidad por la recompensa obtenida. Tarde memorable con sentimientos a flor de piel y estampas que jamás antes habíamos podido imaginar: “Aniversario en Santiago” en la Casa de Hermandad; “Cinco Llagas” y “Reo de Muerte” en el tacón de San Lorenzo; una portentosa calle Nueva con “Tras de ti, Mi Cautivo”, “Oración” y “Alma de Dios”; el tradicional “Perdona a tu Pueblo” en palcos; y una lluvia de marchas de vuelta al barrio, que culminaron en la plaza con “Tras de Ti mi Cautivo”, “La Saeta” y “Lloras en tu Soledad”, cerrando una tarde-noche épica para todo el barrio del Alpargate y llegando a superar las 60 marchas. Culminamos la Semana Mayor tras la Soledad de Andújar el Viernes Santo y tras la Virgen de la Paz (Montilla) el Domingo de Resurrección.

 

No obstante, quedaban aún muchas salidas por realizar. Ese año fue el primero en el que acompañamos al Corpus de la Parroquia de la Trinidad, tras el cual seguimos tocando a día de hoy. Acabado el periodo estival, acompañamos a la Santa Cruz de la Hermandad de Pasión en su primera salida y a la semana siguiente, volvimos a darnos cita de nuevo con la juventud de nuestra Cofradía.

 

En Octubre, estuvimos presentes de nuevo en las salidas del Rosario de Electromecánicas y Consolación de La Paz. Así mismo, asistimos a dos salones cofrades, el de Andújar y el de nuestra capital.

 

Sin duda, fue un año cargado de actuaciones y salidas, que pudieron cumplirse con éxito gracias al trabajo y tesón de nuestros componentes, siempre con ilusión y afán de prosperar.

 

 

2010

 

 

La Navidad es una época de celebración y júbilo para el mundo Cristiano, y para la banda del Santísimo Cristo de Gracia no podía ser menos. Es por ello que celebramos la llegada del Mesías con un pasacalles por las calles del barrio. Dicho evento tuvo lugar la noche más mágica del año, la del 5 de enero, al término de la Cabalgata. Disfrazados de motivos navideños, nos echamos a la calle a son de villancicos, bandas sonoras y canciones populares para celebrar la Navidad y el Año Nuevo con todos los vecinos del Alpargate.

 

Apenas veinte días más tarde, cambiamos al niño envuelto en pañales por el anuncio de la Pasión de Nuestro Señor, pues daba comienzo nuestra agenda pre-cuaresmal. Se inició con un concierto en las Caballerizas Reales para la Hermandad de Pasión, seguido de una gran variedad de conciertos como: Certamen solidario de la Agrupación de Cofradías en el Círculo de la Amistad; XIX Certamen de la Tertulia cofrade “La Trabajadera”, donde interpretamos “Oh Bendita Estrella” junto a la Agrupación Musical de la Pasión de Linares; Presentación de los carteles de las Hermandades del Buen Suceso y del Perdón; Certamen en los pueblos de Encina Reales y Castro del Río; Concierto de la Agrupación de Cofradías en la Santa Iglesia Catedral o el Concierto de la presentación de marchas a los pies de nuestro Titular tras la finalización del Quinario del mismo, siendo el primer año de lo que es ya toda una tradición cada Cuaresma y una cita más que destacada en el calendario de la Agrupación. En dicho concierto estrenamos “Al Señor del Silencio”, “Al compás de San Basilio”, “Tú serás mi guía” (obras de nuestro director Manuel Roldán) y “A mi Dios Crucificado” de nuestro amigo Jesús Lora.

 

El último fin de semana de Marzo traía consigo la semana más soñada. El Domingo de Ramos íbamos a disfrutarlo por primera vez en nuestra ciudad Califal, siguiendo los pasos de Ntro. Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes, de la Hermandad del Amor. En nuestras retinas quedará la primera chicotá vivida desde dentro de la Iglesia, para más tarde asomarse a la plaza al son de su marcha y “Tras de Ti, mi Cautivo”, arrebatando una muy emotiva ovación de los vecinos del barrio del Cerro. El Martes Santo también tuvimos en gran privilegio de vivirlo en la capital, esta vez tras la imagen de Ntro. Padre Jesús del Buen Suceso, donde una plaza enmudecía al son de Reo de Muerte al caer la tarde, para volver horas más tarde al son de “La Saeta” y “A mi Dios Crucificado”. El Miércoles Santo volvíamos a cumplir Estación de Penitencia tras Ntro. Padre Jesús de la Pasión, llevando nuestros sones de Gracia hasta el cordobés barrio de San Basilio. Y por fin, el día más esperado del año… De nuevo, la emoción, la Fe, la alegría, la humildad y el sentimiento volvían a aflorar en forma de lágrimas, satisfacción y acordes, creando una dulce mezcolanza propia de la mismísima Gloria. De Nuevo volvimos a interpretar una cuantiosa sucesión de marchas tras nuestro amado Crucificado en una noche que nunca queríamos que concluyera, en una plaza en la que el rumor de la fuente se enredaba con las marchas “Virgen de la Paz”, “Y al Tercer día”, “Pange Lingua”, “La Saeta” y “A mi Dios Crucificado”. Tras el eminente Jueves Santo, pusimos rumbo a Andújar, para cerrar nuestra Semana Santa tras la Virgen de la Soledad.

 

Nuestro calendario seguía con fechas en rojo y nos impedía cesar nuestra actividad. En Mayo, volvimos a visitar la localidad de Andújar para acompañar a la Santa Cruz de la Hermandad de la Soledad; En Junio, escribimos uno de los capítulos más célebres de nuestra historia, viajando hasta la localidad de Burela (Lugo), donde nos hermanamos con la banda de Santo Inocencio de Texeira, participando en las fiestas patronales de Nuestra Señora del Carmen. Sin duda, un viaje enriquecedor y engrandecedor para todos los componentes. Cerramos el mes acompañando al Santísimo Sacramento de la Parroquia de la Trinidad.

 

El mes de Septiembre vino marcado de nuevo por la Celebración de la Santa Cruz, acompañando a la Hermandad de Pasión y a Nuestra Cofradía, momento en el que recibimos la compañía de la citada banda de Burela, la cual realizó un concierto en la plaza la noche anterior a la procesión, abrió el cortejo al día siguiente e interpretó algunas marchas con nosotros durante la misma. Allí nació una radiante amistad entre nuestra Hermandad y la banda lucense.

 

En Octubre volvimos a acompañar a la Virgen del Rosario, cerrando el año con la celebración del concierto solidario de nuestra Hermandad, en el cual estrenamos la marcha “Luna de Nissán”.

 

2011

Llegaba nuestro primer aniversario en los anales de nuestra formación, acumulando un lustro de sentimiento y melodías en el barrio trinitario. De nuevo, un abanico de actuaciones se desplegaban con la llegada del periodo penitencial. Presentación del Cartel del Buen Suceso (donde estrenamos la marcha “En la Calle de la Amargura”, dedicada al Titular de la Cofradía), Presentación del Cartel de la Semana Santa de Monturque, Concierto de la Tertulia Cofrade “La Trabajadera”, Concierto de la Hermandad de la Paz (Estepa), VII Certamen de Marchas Procesionales de Benamejí, Concierto de Marchas Procesionales de la Agrupación de Cofradías en la Santa Iglesia Catedral, o el concierto de marchas a los pies de nuestro Titular en el Quinario del mismo, estableciéndose este cautivador encuentro con nuestro Esparraguero de forma fija en nuestra agenda anual. No podemos olvidar la invitación de la Hermandad de la Redención de Sevilla, siendo llamados a su certamen solidario en el que tuvimos el honor de compartir escenario con las mejores bandas del panorama cofrade andaluz y en el que disfrutamos de un grandísimo día de convivencia no solo entre los componentes, sino con nuestras familiares y nuestra Cofradía, pues llenaron otro autobús para acompañarnos en tan eximio día.

A partir de ese año, la Semana Santa empezaría para nosotros un poco antes, pues nos daríamos cita el Viernes de Dolores tras el Señor de la Oración y Caridad, de la Pro-Hermandad de la Conversión, a la que ya acompañábamos cada Octubre en la procesión de la Virgen del Rosario. Siempre recordaremos la salida al son de “Judería Sevillana”.

El Domingo de Ramos se abría con un espléndido sol, para hacer un guiño a todos los cofrades cordobeses. El Señor del Silencio se alzaba portentoso bajo el dintel de la Iglesia de Jesús Divino Obrero, saliendo un año más al son de su marcha. Además, ese día tuvimos el enorme placer de ser la primera formación musical en cruzar la recién remodelada Puerta del Puente, a compás de la afamada marcha “Y contigo hasta el cielo”… Instante sobrecogedor para los que tuvimos la ocasión de presenciarlo. Más tarde, volvimos a cruzarla con la luna por testigo, esta vez bajo los sones de un popurrí propio titulado “Llamando a las puertas del Cielo”.

El Martes Santo volvimos a acompañar la Hermandad del Buen Suceso por las calles del centro y de la judería de nuestra ciudad, con aromas clásicos y de corte más sobrio; dando paso al día siguiente a Jesús de la Pasión desde el Alcázar, que volvía a cautivarnos un año más en su regreso a paso lento por las callejas de la Catedral y San Basilio. El Jueves Santo de ese año probamos la más amarga agua de la que habíamos bebido nunca, teniendo que suspender la salida de nuestro Titular. Lágrimas de rabia, resignación e impotencia se apoderaban de nosotros, a la vez que volvíamos a contar los días para volvernos a encontrar contigo. El Viernes Santo volvimos a sufrir las inclemencias del tiempo, suspendiendo la salida de la Soledad de Andújar.

Como ya era costumbre, no cesamos nuestros ensayos tras la Semana Mayor, con vistas a la salida de la Santa Cruz de la Hermandad del Huerto y el Corpus Christi de la Parroquia de la Trinidad. Además, este año acompañamos por primera vez a la Patrona de Alcolea, la Virgen de los Ángeles. Por si no fuera poco, ese año nos vimos envueltos por un sueño que parecía inalcanzable, la formación y la junta de gobierno daban el paso definitivo para proyectar la primera grabación de un disco para la Agrupación Musical. Fue un verano muy arduo, no hubo descanso y los ensayos fueron muy numerosos, con vistas de matizar exquisitamente cada marcha y añadir otras nuevas para confeccionar a la perfección nuestra maqueta musical.

Llegado Septiembre, participamos en la Santa Cruz de la Hermandad de Pasión, así como en las Fiestas de la Cruz de nuestra Hermandad, en las que no solo estuvimos presentes el día de salida, sino que celebramos un concierto junto a la Agrupación Musical de la Santa Cruz (Benamejí) la noche anterior a la procesión en la verbena organizada por el Grupo Joven de la Hermandad. Este mismo mes, nos desplazamos hasta la localidad de Almendralejo, donde acompañamos al Cristo del Amparo por las calles del pueblo en su salida extraordinaria.

Cerramos las actuaciones del año con La procesión de la Virgen del Rosario de Electromecánicas y el concierto de la Hermandad de la Coronación de Fernan Nuñez, compartiendo escenario con la Banda de las Tres Caídas de Triana.

Por supuesto, ahí no acabó todo nuestro trabajo, pues el 27 de Noviembre pusimos rumbo a los estudios “Pasarela” en Sevilla, para comenzar la grabación de nuestro primer trabajo discográfico, todo un desafío y a la vez una gratísima recompensa por el trabajo realizado. Sin duda, fue toda una experiencia que jamás podrá borrarse de nuestra memoria. Si me permiten puntualizar, para un servidor que está aquí narrando, fue además el mayor regalo de cumpleaños que se pudiera tener.

 

2012

 

Aires cargados de sensaciones y entusiasmo se apoderaban del clima que primaba en las primeras tardes del nuevo año. La cita estaba clara: 25 de Febrero; Colegios Mayores “Ntra. Sra. De la Asunción”; 20:00h. Parecía como si del día del nacimiento de nuestro hijo se tratase, parecía que el latir del corazón retumbaba más y más imponente conforme se iba vislumbrando el ocaso… “Rosario de Montesión” a forma de pasacalles sonaba por primera vez en nuestras filas para comenzar tan magnificente acto. Y después de unas palabras del Hermano Mayor y de los directores, comenzamos a hacer lo que mejor sabíamos, dejar que el alma interpretase las marchas. Un primer acto que concluía con “Luna de Nisán” y que puso a todo el público en pie durante más de un minuto de aplausos; además de habernos acordado de todos los que desde la Gloria nos guían, a través del estreno de “Que Dios os Guarde en el Cielo”. El Segundo acto se abría de la mano de la escuela de guitarras de Córdoba, que interpretó a nuestro lado la marcha “Al Señor del Silencio”. El acto se cerraba con los estrenos de “Y yo soy la Resurrección y la Vida”, “El Divino Salvador”, “Y el Sol se Oscureció” y “El Principio de un sueño”, con la que de nuevo el público volvía a emocionarse enormemente. Y para deleite de los sentidos, quisimos hacer el que probablemente haya sido el regalo más bello que haya habido entre Banda y Hermandad, el Himno de nuestro Titular en forma de acordes. Algo que irremediablemente, empañó la vista de la mayoría de los presentes, incluidos los que interpretábamos tan soberbia adaptación de nuestro director, Manuel Roldán.

 

Todavía tocando el cielo, aferrados con uñas y dientes para no soltarlo, la cuaresma de ese año nos brindaba su mano de nuevo. Conciertos como los de la tertulia Cofrade “La Trabajadera”; Presentación del cartel de la Hermandad del Buen Suceso; Concierto benéfico de la Hermandad de la Redención (Sevilla); Certamen de las Hermandades del Domingo de Ramos; Pregón de las Hermandades de La Paz y Esperanza y del Rocío; o el que realizamos a los pies de nuestro Titular en sus cultos, nos hacían vivir intensamente una cuaresma muy especial.

 

El Sábado de Pasión, volvimos a darnos cita con nuestra querida Hermandad del barrio de Electromecánicas, tras el Señor de la Oración y Caridad. El Domingo, sentimos el amor de un barrio por sus tres Titulares, un año más. El Lunes Santo dimos comienzo a una gran amistad con la Hermandad de la Coronación (Fernan-Nuñez) y el Martes, de nuevo acompasamos el andar del portentoso Nazareno del Realejo, siendo frustrada la procesión por la repentina lluvia, que impidió el regreso a San Andrés. El Miércoles, desafiamos a las nubes con una espléndida salida penitencial junto al Señor de Pasión. El Jueves, tras una mañana de indecisión y dudas por el tiempo, parecía que el sol nos hacía un guiño cuando el reloj daba las siete, y es que el cielo se moría de ganas por ver pasear al Rey del Alpargate. Pero pronto se vieron truncados nuestros anhelos, pues la inestabilidad climatológica nos obligó a regresar al templo antes de que cayera la noche, quedando en nuestra retina la llegada a la plaza con “Y contigo hasta el Cielo” y, por primera vez, “El Principio de un Sueño”, una marcha que, sin saberlo, iba a quedar ya íntimamente ligada a la recogida de nuestro Titular, año tras año. Como colofón de la noche, ya entre algunas gotas de lluvia, se interpretó (también por primera vez) el Himno al Santísimo Cristo de Gracia, viviéndose en nuestro particular cocherón un momento digno de ser recordado. El Viernes Santo, acudimos por primera vez a la localidad de Vélez-Málaga para acompañar a la Hermandad de las Angustias, de la que ya formamos parte de su historia, y ellos de la nuestra. La Semana Santa se cerró con una calurosa mañana de primavera tras el Señor Resucitado de Gerena y la vuelta a casa del Señor del Buen Suceso, desde la Santa Iglesia Catedral.

 

Tras un breve descanso de apenas días, volvimos a retomar nuestro sueño de cara a las actuaciones estivales, como son las del Corpus de la Trinidad y la Virgen de los Ángeles de Alcolea. Y con Septiembre en nuestras manos, volvimos a reencontrarnos con la juventud cofrade de Pasión y de nuestra hermandad, en los correspondientes “pasitos” de la Santa Cruz.

 

Cerrando el año, acudimos a la procesión de la Virgen del Rosario, como es costumbre, así como a varios conciertos, entre los que destacan el de la Hermandad del Buen Suceso, la Coronación de Fernan-Nuñez, o la parroquia Ntra. Sra. Del Camino.

 

2013

 

El séptimo año de melodías de Gracia daba comienzo, y como siempre, venía cargado de ganas de trabajar, de ilusionarnos y de soñar… De soñar con la música y con su hermosa silueta al atardecer de un ansiado Jueves de primavera.

 

En aquella cuaresma, tuvimos el placer de visitar varios municipios en numerosos conciertos, como Montilla, La Carolina, Pedro Abad, o Sevilla, en la cual estuvimos presentes en dos ocasiones; estas fueron en la Hermandad de la Redención, como venía siendo habitual y en la Hermandad de la Misión, del barrio de Heliópolis. Además, actuamos en nuestra capital en conciertos como el de la Hermandad del Rocío, de la Entrada Triunfal en las Caballerizas Reales, presentación del Cartel de la Hermandad del Buen Suceso o el ya característico a los pies de nuestro Titular. A dicho concierto, sumamos por primera vez la exaltación de nuestra formación al Señor de la Gracia, realizada por un servidor que os escribe. Fue un privilegio que jamás podré agradecer ni olvidar.

 

La Semana Santa vino marcada por las incidencias meteorológicas, que llevaba un par de años apareciendo en estas señaladas fechas. De nuevo, vivimos una noche de vísperas tras el Señor de la Conversión, en la barriada de Electromecánicas. El Domingo de Ramos permanecimos expectantes al cielo, que no pudo impedir que el Amor de Dios llegase hasta el centro de Córdoba. El Lunes Santo lloramos las Angustias de una madre y el Martes, el barrio de San Andrés vio deshilachado el anhelo de ver salir al Señor del Buen Suceso, debido a la lluvia. El Miércoles, la misma lluvia volvió a deslucir la jornada y Jesús de la Pasión no pudo darse cita ese año con su amado barrio de San Basilio. Llegado el día tan aclamado, el Señor de los Esparragueros salía triunfante un año más entre sonrisas y lágrimas para abrazar a Córdoba. Ese año, se cantó por primera vez el Himno en su cocherón, punto álgido de cada Jueves Santo desde entonces. Fue una noche que se vio sorprendida por las nubes que en lo alto comenzaban a dibujarse, teniendo que acelerar su llegada al Alpargate. Aun así, la jornada concluyó con la misma magia y brillantez que la envuelve cada año. El Viernes Santo acompañamos a la Madre de Vélez, año en el que nuestra relación se afianzó más que nunca, al no dejar ni un momento sin música a la Santísima Virgen tras el aguacero que sorprendió a la Cofradía en plena Carrera Oficial. Por último, cerramos nuestra Semana Santa tras la Hermandad del Santo Entierro de la localidad de Aguadulce, Sevilla.

 

Con la venida de Mayo, aires rocieros visitaban nuestros ensayos, pues comenzaba a fraguarse una amistad que iba a perdurar en el tiempo. El día de la salida de la Hermandad del Rocío de nuestra ciudad, estuvimos presentes para acompañar el acto, mostrando así nuestra gratitud por la generosidad recibida por parte de dicha Hermandad, que nos abrió las puertas de su Casa para poder ensayar los fríos días de invierno. Ese día, estrenamos una adaptación de la Salve Rociera.

 

Como cada año, cumplimos nuestra agenda de verano con las salidas del Santísimo Sacramento de la Trinidad y la Patrona de Alcolea.

 

Llegados Septiembre, tuvimos el honor de participar en el Vía-Crucis Magno de nuestra ciudad, acompañando en su recorrido de vuelta a la Cofradía de Jesús Rescatado, dándose una simbiosis Trinitaria entre ambas Hermandades vecinas. Sin lugar a duda, un día digno de ser recordado en nuestras memorias, destacando la llegada al barrio al son del “Himno al Santísimo Cristo de Gracia”, enlazado con el “Principio de un Sueño”. Igualmente, seguimos con gusto los pasos de la Santa Cruz de nuestra Hermandad un año más, el último sábado de ese mes y donde nos acompañó la Banda CCTT Ntro. Padre Jesús Nazareno Rescatado, con la cual nos hermanamos el día de antes en un concierto celebrado en la Verbena organizada por nuestro Grupo Joven, aunque la lluvia hizo acto de presencia a mitad del certamen.

 

En Octubre, acompañamos a la Virgen del Rosario por las calles de su barrio, así como al Señor de la Coronación en su salida extraordinaria por el pueblo de Fernan-Nuñez, día en el que se estrenó la afamada marcha “Coronación”, de nuestro director Manuel Roldán.

 

Poniendo punto y final al 2013, nuestra banda se desplazó hasta Montoro para participar en el certamen “Un Camino a Seguir…”. También tuvimos nuestro acto de presencia en la Procesión Magna del Rocío de la Fe, participando en el espectáculo ecuestre-musical acontecido el día anterior a la procesión.

 

 

2014

 

El 13 de Enero de 2014, La Agrupación Musical volvía con entusiasmo a los ensayos tras un breve periodo vacacional en las fechas navideñas. Nuevas metas y nuevos propósitos eran fijados en nuestro horizonte musical, tales como el primer ensayo a puertas abiertas de la formación, realizado en la Hermandad del Rocío y que fue todo un éxito tanto en participación como en confraternización.

 

Apretada era nuestra agenda ese año y pocos eran los días libres en nuestro calendario cuando se acercaba la Semana Mayor. El 14 de Febrero tuvimos el enorme privilegio de vivir la procesión extraordinaria del reformador de nuestra Orden, San Juan Bautista de la Concepción, que visitó la Catedral con motivo del IV Centenario de su muerte. La Lluvia no aplacó dicho acto, en el que además aportamos un pequeño presente, tal fue la marcha “Gloria Tibi Trinitas” (de José Alberto Mondéjar Toledo), lema de la Orden. Además, participamos en conciertos como: “La Levantá”, en Dos Hermanas; “Olor a Incienso”, en Linares; XI Certamen de Bandas de la Redención, Sevilla; “En Calve de Pasión”, Pozoblanco; “Sones de Jesús Nazareno”, en Palma del Río o el Concierto a los pies de nuestro Titular, donde nuestro compañero Moisés Mangas Portales exaltó de manera sublime a nuestra venerada Imagen. En dicha Cuaresma, se estrena “Sones de un Barrio”, de Sergio Larrinaga Soler y dedicada al cofrade Barrio de San Lorenzo.

 

Contando los minutos para soñar Tu Gracia, gran parte de tu Agrupación quiso acompañarte en una tradición que se recuperaba tras años en ausencia, tu Vía-Crucis por el barrio el Jueves de Pasión. Llegábamos al Sábado de Pasión, donde nos fundíamos con la Electromecánicas y su Señor de la Oración y Caridad. El Domingo de Ramos, volvíamos al particular Gólgota cordobés del Campo de la Verdad para postrarnos ante el Silencio de Dios, ese que todo lo puede. El Lunes, volvimos a acompañar a las Angustias de una Madre por las calles de Fernan-Nuñez; siendo en Martes un día muy señalado, pues volvíamos a poner nuestras notas musicales tras el Divino Salvador salesiano, quedando inmortalizada dicha jornada en los corazones de todos los componentes. El Miércoles Santo, tomamos un descanso para que el Jueves, con un cielo azul totalmente resplandeciente, la Gracia saliera para emocionar a toda una Cofradía y un barrio con tan solo mirar Su bello rostro, sumando otro inmejorable Jueves Santo tras su Divina silueta. El Viernes, volvimos a nuestra querida localidad de Vélez para acompañar a la Reina de San Juan. El Sábado estuvimos presentes en la procesión de Ntra. Sra. De la Soledad (Lucena), desplazándonos horas más tarde a La Carolina (Jaén) para culminar nuestra semana tras el Señor. Una satisfactoria Semana Santa en la que se interpretaron la friolera cifra de 402 composiciones, siendo las más destacadas “Coronación”, “Y yo soy la Resurrección y la Vida” y “Paz”.

 

Sin cesar nuestra actividad, nuestra formación acompañó de nuevo a la salida de la Hermandad del Rocío y a la Custodia de la parroquia de la Trinidad, poniendo fin al curso tras la Patrona de Alcolea. Así mismo, el curso siguiente se inició con uno de los mayores actos que nuestra Agrupación Musical ha tenido el placer de presenciar, como fue la Coronación de la Virgen de las Angustias, Cofradía veleña a la que acompañamos cada Viernes Santo. Para tal efeméride, nuestro Director regala la pieza “Angustias, Reina y Madre de Vélez Coronada”. Septiembre se cerraba con la anual procesión de la Santa Cruz de nuestra Cofradía, que como cada año, rebosó juventud e ilusión.

 

Los últimos meses del año los vivimos con la procesión de la Virgen del Rosario, como era habitual en nuestra Agrupación. Además, participamos en los certámenes de la IV Feria Cofrade de Jaén y de “Sentimientos de Pasión”, en Villafranca de Córdoba. Los últimos días de Diciembre tuvimos arduo trabajo, pues nos esperaba una emocionante mañana al poco de comenzar el nuevo año…