Logo Gracia
Banderin CDGHace tiempo ya de aquel mes de septiembre en el que en el seno de nuestra cofradía comenzaba a florecer la esencia de nuestro continuo sueño. Corría el año 2006 cuando de la mano de Jesús Fernández, Rafa Fernandez, Ricardo Rojas y bajo la batuta de Manuel Roldán, nacía un sentimiento y unas ganas de crecer a la que juntos pusimos de nombre Agrupación Musical. Pronto llegaron las jornadas diarias de convivencia y las primeras notas musicales, hasta que un siempre recordado Nazareno de la localidad de Nueva Carteya marcó la vida de esta formación. Tras un trabajo duro y con el Stmo. Cristo de Gracia siempre como referencia, se presentaba ante Córdoba en su Iglesia, en el año 2008, con ganas de demostrar desde bien temprano la ilusión que en su interior contenía.

En ese mismo año, completaba su primera Semana Santa destacando la primera salida con su Hermandad, abriendo cortejo desde la Cruz de Guía, y una Calle Alfaros que guarda el aroma de la primera vez. Un año más tarde, presentaba su primer uniforme, de nuevo ante su barrio, reflejando el esfuerzo realizado por un grupo humano volcado siempre en alimentar esta andadura. Envuelto en un ambiente muy esperado e inocente, se cumplía aquello por lo que más se había luchado sin descanso; acompañar por primera vez en Jueves Santo a su amado titular, poniéndole música a cada momento que conjuntamente se regalaban.

Paso a paso, y a la vez que el tiempo hacía su labor, la Agrupación fue creciendo, con el horizonte a cada instante presente de la superación, la noción de hermandad y el sentido de la amistad, culminando a finales de 2011 la grabación de su primer trabajo discográfico, titulado " El Principio de un Sueño", de donde cabe nombrar la primera marcha dedicada al Cristo de de Gracia, bajo nombre de " A mi Dios Crucificado". Así, en febrero de 2012, se culminó este nuevo paso en su trayectoria con la presentación en público de dicho trabajo.

Volcada a su ciudad y a su barrio del Alpargate, no cesa en el empeño de transmitir emociones que emanan del arte y de todo aquello que envuelve todas las sensaciones por las que se mueven todas las decisiones que toma desde su comienzo, intentando hacer único cada momento. Hoy por hoy, esta formación sigue su camino de la mano de la fe y del sentido que le da a cada instante la música que interpreta, teniendo siempre presente los valores de la humildad, el trabajo y la seguridad de que aún solo se trata del principio de su sueño.